Tag Archives: libertad informativa

Farsa

6 Feb

Es muy necesario que exista la libertad informativa y que a través de ella nos enteremos tanto de lo bueno como de lo malo. Y muchas cosas malas se están aireando en nuestro país. El latrocinio general de los grandes es la muestra más palpable del cáncer que corroe nuestro mundo, un cáncer que de seguir progresando nos llevará a una muerte social segura.

En nuestras tierras se roba desde todos los ámbitos. Lo hacen políticos y no políticos, grandes y pequeños, dirigentes y dirigidos. Quien más quien menos juega con cartas trucadas y engaña donde y cuando puede. Y si no lo hace, tiene cortados  sus caminos en este lodazal pestilente.

Pero lo peor es que no solo aquí se roba y se estafa. En otras medidas y otras escalas se hace en todos los ámbitos y latitudes. Por esto tenemos, por ejemplo, los paraísos fiscales, aceptados, legales y permitidos. Son los paraísos del vómito que esconden la tercera parte del PIB global, o sea, unos 24 billones de euros o lo suficiente para acabar cuatro veces con la pobreza mundial, esta pobreza que mata y asesina diariamente a niños y niñas del mundo entero ante nuestros ojos, ojos que, gracias a los medios informativos, están abiertos y ven y contemplan.

Ante este panorama (cierto y real) uno se pregunta sobre lo que estamos haciendo, al no reaccionar con eficacia. Lo cierto es que ante estos hechos comprobados tenemos que reconocer que el actual mundo político-social-económico es un tinglado demoníaco de una desfachatez absoluta. Y que su conservación y mantenimiento con el proteccionismo legal establecido es la manifestación más descarada de la hipocresía repugnante de la cual y sin cesar tantas veces estamos hablado.

Lo único esperanzador de esta situación de falsedad y corrupción es que por muchos que sean los delincuentes, estafadores y criminales contra la humanidad, más son todavía las gentes honradas, las que procuran desproveerse de sus egos torturadores, los que intentan jugar limpio dentro de lo posible y se conforman con la realidad inofensiva de las elementalidades. Ellos y su voz son lo que puede regenerar la moral de un mundo que ha perdido el norte que posiblemente nunca ha tenido. Solo en ellos y en sus posibles actuaciones decididas está la esperanza. Solo en ellos.

Anuncios