Tag Archives: falsedad

La obligación del escritor

9 Ene

Uno de los rasgos más característicos de los tiempos contemporáneos es la hipocresía generalizada.

La hipocresía está tan íntimamente dentro del interior medular de muchos actores sociales que éstos ni son siquiera conscientes de la propia falsedad que practican constantemente a través de sus palabras o actuaciones. Por lo tanto hay hipócritas conscientes de que son hipócritas.  Pero los hay que siéndolo no lo saben y por esto se consideran la pura encarnación de la rectitud sin límites.

“El escritor tiene la obligación de oponerse al poder” nos dicen algunos de estos farsantes del cuento. Que hay que oponerse al poder, nos predican. Sí, claro, al poder, pero lo que no especifican es a qué clase de poder. De hecho lo que piden es la oposición al poder hacia el que ellos, desde su especial situación ideológica,  están en contra. O sea, que están haciendo lo que todos: combatir al adversario. Pero para nada desean el combate contra los que están en sus propias filas y que, en la esfera que sea, tienen su especial poder. A éstos no hay que tocarlos para nada.

Hay mucho parlanchín estafador por el mundo, sin duda alguna. Son los parlanchines mojigatos y fariseos que desde su supuesta pureza nos quieren aleccionar en la lucha contra el poder del que abominan, pero nunca contra los otros posibles poderes: aquellos con los que ellos están comprometidos o hacia los que sienten admiración. O de los que sacan su provecho. O incluso prestigio o relevancia.

Podríamos hacer listas de escritores conocidos que se han visto encumbrados por sus fidelidades a determinados posicionamientos políticos y jugando las cartas contra lo que ellos llamaban, o llaman, “el poder”,  pero acatando al mismo tiempo otros poderes tan nefastos,  o más, que aquellos por ellos combatidos.

Demasiados escritores buscan anhelantes el reconocimiento. Y saben dónde y cómo conseguirlo: con su adscripción al bando que les conviene. O con la fidelidad a su propio grupo tribal, encarnación siempre de lo excelso o excelente. O sea, que tenemos la hipocresía de siempre, esta gran reina absoluta (y fea) de nuestros tiempos actuales.